Tiene que pagar este impuesto todos los propietarios o poseedores a título de dueños de automotores, acoplados y motocicletas radicados en la provincia de San Luis.

Para determinar el monto del impuesto se tiene en cuenta la valuación de diferentes fuentes de información como la Dirección Nacional del Registro del Automotor y Crédito Prendario, el mercado automotor local, etc.

El impuesto es anual, pudiendo pagarse de contado con un descuento del 10% en el mes de abril o en cinco (5) cuotas iguales con vencimiento en los meses de abril, junio, agosto, octubre y diciembre.

Para transmitir o vender el vehículo, no debe existir deuda; el nuevo titular es informado por el Registro de la Propiedad Automotor.

Los vehículos de más de 15 años de antigüedad no pagan impuesto a partir de ese año.